Archivo para noviembre, 2009

El DiScO dE lA sEmAnA…

Posted in El DiScO dE lA sEmAnA with tags , , , , , , on 6 noviembre 2009 by Jorge Suárez

Hace dos semanas, un día después de mi cumpleaños, mi mamá sufrió un derrame cerebral del cual no se recuperó. Durante cinco días permaneció inconsciente, tiempo en que pudimos despedirnos y ponernos en paz, hasta que decidió partir.

A nueve días de su muerte, hoy la depositaremos en el lugar donde descansará como se lo ganó con muchos sacrificios y esfuerzos los últimos 54 años. En las próximas semanas pondré algunos de sus discos que le agradaban y que a mi también me conquistaron e hice míos.

La música es un lazo muy fuerte que te puede unir con las personas y estas canciones, me traen muchos recuerdos gratos con mi mamá, así que este espacio está dedicado a ella, que tanto disfrutaba de este cantante.

Guajiro Natural- front

Polo Montañez-Guarijo Natural

01 – Amanece el nuevo año

02 – Guajiro natural

03 – Quién será

04 – Donde estará

05 – Si fuera mía

06 – Un montón de estrellas

07 – Un bolero

08 – Mi mejor amiga

09 – Canten

10 – Si se enamora de mi

11 – Barca a la deriva

12 – Como será mañana

Ya saben, si les gusta, denle click al nombre del disco para poder bajarlo.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

CONTENIDOS Y DERECHOS DE AUTOR

Las fotografías, canciones y videos utilizados en El Haraganario son propiedad de sus respectivas empresas y/o autores, el uso en este sitio solamente tiene un carácter demostrativo y no tiene fines de lucro, este blog solo apunta a servidores externos, no contiene en si mismo ningún material sino solo sus links.

Sólo descargue archivos de los servidores externos que aquí se mencionan si tiene el original, si no es así, está posiblemente violando leyes de copyright de su país.

Queda advertido y no nos responsabilizamos del mal uso por parte de los visitantes de la Web.

Extinción…

Posted in DeScLaSiFiCaDoS with tags , , , , , , on 3 noviembre 2009 by Jorge Suárez

Latido

El día que mi Mamá sufrió un derrame cerebral, el shock fue tan grande que mi corazón quedó mudo, la música que siempre me había acompañado día y noche cesó.

Fue la primera vez en muchos años, al menos 5, en que no escuché ningún tipo de música, en la que mi ipod conoció lo que era el silencio, en que los audífonos pudieron descansar.

Hace poco leí que la música, no es otra cosa que el latido de la vida resistiéndose a la extinción, ese día y los que le siguieron, yo estuve en estado catatónico, incapaz de reaccionar ante los hechos que pasaban.

Gritaba, lloraba y reía pero no sentía, las sensaciones no circulaban por mis venas y mucho menos llegaban al corazón, las horas y minutos pasaban sin ningún sobresalto. El estupor en el que vivía no parecía cambiar con nada, simplemente estaba a la espera del desenlace advertido por el doctor, el descanso eterno.

Al tercer día, cual relato bíblico, mi Dama preciada me envió un regalo inesperado que le dio fuerza a mi corazón desfallecido, reviviendo el pulso, débil aún pero existente.

Hoppípolla de Sigur Rós, esa canción que es un canto de esperanza, amor y felicidad, logró sacar a flote esos sentimientos que no habían salido en varios días, las lágrimas salieron y corrieron por mi rostro llenándome no de dolor, sino de paz y tranquilidad, de agradecimiento y muchísimas cosas más que es imposible describir… Siempre he pensado que el único fallo en el diseño del cuerpo, es la limitación para expresar los sentimientos, la voz y las lágrimas no son más que un pequeño embudo por el que se arremolinan las sensaciones contenidas.

Dado el primer paso, lo siguiente fue anclar mis recuerdos a una canción que provoque un nuevo sentimiento, un recuerdo, un mundo olvidado.

Los gustos de mi Mamá y los míos eran completamente distintos, pero eso no evitó que las coincidencias se dieran y los ojos se me humedecieran al encontrar la canción preferida de ella en la computadora… Perdida, olvidada, sin escuchar, ahí estaba esperando el mejor momento para ser puesta.

Ese quinto día bailamos en mis sueños, lo hicimos como nunca lo habíamos hecho, mi torpeza fue remplazada por un don natural que ella tenía y me transmitió esa mañana que pasamos en el hospital, tomados de la mano, esperando… Esperando el momento en que ella partiera, pero al mismo tiempo deseando una recuperación improbable.

Cuando horas más tarde mi Mamá partió, de nuevo vinieron miles de sensaciones que no me he permitido sacar, ya que quiero disfrutar una por una, aún cuando existen varias de tristeza, abundan las de amor, esperanza y felicidad.

Como me dijo mi Dama, hay dolor, pero no hay sufrimiento… Mi corazón, aunque con un latido irregular aún y débil, se resiste a la extinción y la música… nuestra música Mamá… nos sacará adelante.