Extinción…

Latido

El día que mi Mamá sufrió un derrame cerebral, el shock fue tan grande que mi corazón quedó mudo, la música que siempre me había acompañado día y noche cesó.

Fue la primera vez en muchos años, al menos 5, en que no escuché ningún tipo de música, en la que mi ipod conoció lo que era el silencio, en que los audífonos pudieron descansar.

Hace poco leí que la música, no es otra cosa que el latido de la vida resistiéndose a la extinción, ese día y los que le siguieron, yo estuve en estado catatónico, incapaz de reaccionar ante los hechos que pasaban.

Gritaba, lloraba y reía pero no sentía, las sensaciones no circulaban por mis venas y mucho menos llegaban al corazón, las horas y minutos pasaban sin ningún sobresalto. El estupor en el que vivía no parecía cambiar con nada, simplemente estaba a la espera del desenlace advertido por el doctor, el descanso eterno.

Al tercer día, cual relato bíblico, mi Dama preciada me envió un regalo inesperado que le dio fuerza a mi corazón desfallecido, reviviendo el pulso, débil aún pero existente.

Hoppípolla de Sigur Rós, esa canción que es un canto de esperanza, amor y felicidad, logró sacar a flote esos sentimientos que no habían salido en varios días, las lágrimas salieron y corrieron por mi rostro llenándome no de dolor, sino de paz y tranquilidad, de agradecimiento y muchísimas cosas más que es imposible describir… Siempre he pensado que el único fallo en el diseño del cuerpo, es la limitación para expresar los sentimientos, la voz y las lágrimas no son más que un pequeño embudo por el que se arremolinan las sensaciones contenidas.

Dado el primer paso, lo siguiente fue anclar mis recuerdos a una canción que provoque un nuevo sentimiento, un recuerdo, un mundo olvidado.

Los gustos de mi Mamá y los míos eran completamente distintos, pero eso no evitó que las coincidencias se dieran y los ojos se me humedecieran al encontrar la canción preferida de ella en la computadora… Perdida, olvidada, sin escuchar, ahí estaba esperando el mejor momento para ser puesta.

Ese quinto día bailamos en mis sueños, lo hicimos como nunca lo habíamos hecho, mi torpeza fue remplazada por un don natural que ella tenía y me transmitió esa mañana que pasamos en el hospital, tomados de la mano, esperando… Esperando el momento en que ella partiera, pero al mismo tiempo deseando una recuperación improbable.

Cuando horas más tarde mi Mamá partió, de nuevo vinieron miles de sensaciones que no me he permitido sacar, ya que quiero disfrutar una por una, aún cuando existen varias de tristeza, abundan las de amor, esperanza y felicidad.

Como me dijo mi Dama, hay dolor, pero no hay sufrimiento… Mi corazón, aunque con un latido irregular aún y débil, se resiste a la extinción y la música… nuestra música Mamá… nos sacará adelante.

Anuncios

4 comentarios to “Extinción…”

  1. el amor es un sentimiento que nos causa mucho dolor pero cuando lo compensamos con los recuerdos, las alegrias, los momentos de cariño y union, nos ayudan a aceptar de mejor manera todo aquello que pasamos en esos momentos de angustia e incertidumbre.
    Dios es grande y el amor de una madre lo supera, pero no solo por lo que siente ella, sino por el que, uno como hijo agradecido y bendito por sus oraciones y cuidados siente desde lo mas profundo de su ser.

    Cuando te sientas triste o solo piensa en ella y veras como te reconforta saber y sentir el amor que siempre te tuvo.

  2. Que tal, estuve buscando los discos de ray lamontagne y me tope con tu blog, viendo que mas habia me quede mudo al ver lo de tu mamá. mi madre murio el 25 de septiembre pasado, tambien de un derrame cerebral. fue la musica la que finalmente me ayudo a sobrellevar un poco los dias siguientes asi que solo queda decir gracias y suerte.

    hay unas señoras en algun lado del universo a las que tenemos que hacer bien orgullosas. :)

    un abrazo.

  3. hermoso!, soy nuevo en este blog, pero puedo conectar sentimientos a través de experiencias que en este momento me estan pasando y que quizás nuevamente pasarán, pero la vida misma es etso, alegria y dolor, vida y muerte, siempre habrá un nuevo amanecer, aún cuando el amanecer sea el descanso eterno.

    Paz

  4. […] diarias que sigue teniendo… En esto estaba cuando Xabdiaz dejó un comentario en la entrada Extinción… Tenía tiempo sin leerla y recordé muchas cosas, sensaciones, sentimientos y muchas cosas […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: